NUESTRAS ESPECIES ÚNICAS: LIFESTYLE CÁMARAS ESTENOPEICAS Y TOÑO CAÑADAS

Especies Únicas 25 de October, 2017

Encuentra las cámaras de Toño AQUÍ!

Nos encontramos con Toño Cañadas en un pequeño taller en un barrio madrileño de toda la vida, junto al Manzanares. Nos sentamos a un metro de una máquina que detiene el tiempo y lo rebobina, un mamotreto de metal verde que él llama combinada, que sirve para trabajar la madera en bruto y obtener diferentes piezas de diferentes materiales. Estamos ante el creador de cámaras estenopeica y  cámaras artesanales.

Nos plantamos frente un tipo atractivo, avanzados los treinta, con una mirada clara y profunda y la vida y las experiencias grabadas en el rostro. Es el responsable de la marca de cámaras estenopeicas "Nopo" y ha conseguido algo tan complicado como hacerse un nombre reconocible en el mundo de los objetos únicos.

Nopo son cámaras que hacen fotografías básicamente aleatorias, que dependen tanto del ojo del fotógrafo como de las condiciones de luz y movimiento que se den en el preciso momento de disparar la foto. Consisten en una cámara obscura en la que entra la luz por un agujero minúsculo, el estenopo, grabando en la película efectos asombrosos, estelas, texturas, brumas, formas imposibles.

“El resultado siempre tiene algo abstracto”, describe este artesano, cuya trayectoria pasa por una carrera de Bellas Artes estudiada durante una década mientras hacía muchas otras cosas, todas ellas relacionadas por un lado con la fotografía y la producción audiovisual y por otro con la artesanía, el diseño, la ilustración…

Imagen tomada con una cámara estenopeica de Toño

“Hice de todo, no me especialicé en nada concreto. (…) Acabé la carrera haciendo escultura con madera, barro o piedra y a la vez hacía fotografía, grabado, ilustración…”, enumera.

En 2012 decide ir a Argentina a realizar otro sueño, trabajar en cine. Lo consigue, como asistente de dirección en dos películas, mientras sigue haciendo y pensando fotografías.

Vuelve a España, pero no para volver a hacer lo mismo. En su anhelo por un proyecto nuevo, se cruzan ideas, experiencias, influencias. “En Argentina me estaba haciendo una cámara estenopeica, porque nunca dejé la fotografía. Había un proyecto muy inspirador, llamado The Pop-Up Pinhole Project, una chica inglesa que hizo una cámara de cartón. Me pareció una idea increible, lo vi fácil, vi que podía hacerlo”.

Y comenzó el proceso de convertir la idea en realidad. Los primeros seis meses fabricó dos cámaras. Desde el tratamiento de la madera hasta la búsqueda de piezas, la fabricación no era tan sencilla como parecía. Toño recorrió ferreterías, polígonos industriales y tiendas de todo tipo, hasta que fue configurando su proceso de producción, siempre en evolución, siempre vivo.

A la vez, arrancó su andadura: un evento de lanzamiento, un crowdfounding para darle un empujón. Y a la vez, el público comenzó a responder. Muchas personas, muchos pequeños grupos, dispersos por todo el mundo, comenzaron a hablar de él, a apreciar su estilo, su significado, la cultura del “hecho a mano” que representa.

En la era de Instagram, las cámaras estenopeicas se afianzan como el refugio de aquellos que optan por la vuelta a los orígenes, que se enamoran del objeto.

“La fotografía es muy fetiche, muy porno, a la gente le atrae el objeto y mi producto es un objeto que se da mucho a esto”, dice Toño, que añade que “es genial que haya tanto fotógrafo en Instagram y otras historias. Incluso que haya tanto esfuerzo y dinero para hacer las cosas fáciles, filtros, etc. Cuanto más de eso hay, existe un porcentaje de gente que se va al otro extremo”. A la vez, él invierte mucho tiempo y esfuerzo en que sus cámaras sean fáciles de usar, para ampliar su nicho de admiradores, que cada vez es menos nicho.

Su éxito le sumió no obstante en una época en la que se concentró tanto en fabricar que dejó de investigar. Así que ha decidido frenar un poco para volver a tener perspectiva, para volver a crear.

Toño es alguien que ha buscado durante muchos años, sin cesar, hasta que ha encontrado algo que expresa su ser. No obstante, el hallazgo le ha hecho darse cuenta de que lo que realmente le motiva es la búsqueda, así que seguirá buscando, a ver qué encuentra en el futuro.

Estaremos atentos.